Que es El Tromercio ?

Queremos aprovechar esta oportunidad para invitar a la ciudadanía y a todos una nueva forma de entender la integración de todos en casas, ciudades y sociedades abiertas.

Cuando hablamos de la potencialidad de la tecnología es fácil imaginar grandes sistemas y ordenadores, miles de artilugios nuevos que se nos presentan cada día. Nosotros, queremos invitaros a pensar en la Tecnología de los pequeños, la que nos hace libres. La que ha de permitirnos vivir como iguales con nuestros iguales. La tecnología de la independencia personal y la movilidad. La que redefine los espacios y la comunicación de una forma justa para que todos podamos disfrutar de ella.

Porque el derecho al acceso es el derecho clave de la sociedad de la información, queremos invitar a todos a una apuesta por la accesibilidad tanto del espacio virtual como del físico.

Hoy, tenemos herramientas tecnológicas baratas y listas para que la integración de los discapacitados se haga desde la igualdad que aporta la independencia personal. Independencia que nace de la propia movilidad, de la no dependencia de los demás en los infinitos problemas que desenvolverse en la intimidad suponen hoy todavía para muchos.

Podemos dar un paso, debemos tomar un compromiso: usarlas y favorecer su uso, normalizar las condiciones en las que se hacen las casas, se construye el entorno o se pone a disposición de los demás la información.

Esa es la diferencia entre desarrollo técnico y progreso tecnológico: la voluntad.

La voluntad de reconocer como iguales a aquellos de entre nosotros que tienen discapacidades. La voluntad de darles acceso a las herramientas de su libertad más básica, la que tienen que defender incansablemente cada día en su intimidad contra su propia discapacidad y el desconocimiento de la comunidad.

Los mayores enemigos del progreso están en nuestros propios prejuicios. Son ellos los que producen la discapacidad más dolorosa de nuestra sociedad: pensar que la tecnología, que la domótica, habla de máquinas, de aparatos, de automatismos, de ordenadores... Y no es así.

Porque pensamos que la tecnología habla precisamente de las herramientas que han de hacernos más libres en una comunidad más abierta, queremos invitar a todos a consagrar en la práctica éste año Europeo del discapacitado a la idea de que todos los hombres y mujeres nacemos libres e iguales.

La idea de que es un deber de todos, los que trabajamos con tecnologías, los que elaboran las normas que rigen nuestras ciudades y la construcción de nuestras casas, los que informan y los que conviven, utilizar colectivamente aquellas herramientas que hoy pueden hacer de esta voluntad una realidad práctica.

Compartir

Comentarios